Templado de Chocolate

Templado de Chocolate

Templado de Chocolate

Hoy os voy a explicar como hacer un templado de chocolate para que nos quede brillante cuando tenemos que hacer bombones o para cubrir cualquier tipo de pastel.

INGREDIENTES

  • 500 grs. de cobertura de chocolate tipo fondant

ELABORACIÓN:

  • Se trocea el chocolate y se pone en dos veces en un bol al baño maría. es preferible ponerlo en dos veces, pues cuando ponemos el resto, éste de deshace más rápidamente
  • Cuando llega a la temperatura de 45/50 grados, se retira del fuego.
  • Sobre un mármol, se vierten las tres cuartas partes del contenido del bol, reservando un poco para que mantenga la temperatura.
  • Se extiende bien con una espátula y lo vamos estirando por la mesa de trabajo.
  • Veréis como poco a poco el azúcar del cacao irá cristalizando, y el chocolate, irá cogiendo consistencia.
  • Una vez haya espesado un poco, lo devolveremos al bol para mezclarlo con el sobrante que teníamos reservado.
  • Y ya tendremos el chocolate listo para hacer lo que queramos con el, ya que nos dará un brillo muy bonito.

Como siempre, os invitamos a que veáis el vídeo del Templado de Chocolate para una mayor comprensión:

Print Friendly

3 de Comentariosen este Artículo

  1. avatar

    Hola! me gustaría preguntar algo…
    es necesario hacerlo así…no se podría templar dentro del mismo bol…moviéndolo hasta que enfriara…
    Espero que podáis responderme…
    Enhorabuena por vuestra página 🙂

    Responder
    • El Forner de Alella
      El Forner de Alella

      Hola Luna muchas gracias por el comentario. Me alegra te guste nuestra pagina. En cuanto a tu pregunta, para templar el chocolate, se debe seguir está técnica:

      Templar el chocolate es una de las técnicas más importantes en pastelería, asegura en nuestra cobertura un acabado brillante y crujiente. El propósito de templar el chocolate es recristalizar la manteca de cacao que este contiene, y esto está directamente relacionado con la temperatura de trabajo del chocolate.

      Durante el templado la manteca de cacao de la cobertura cambia a una forma cristalina estable, asegurando dureza, fuerza de encogimiento y el brillo del producto acabado una vez frío y para ello simplemente no sirve calentar hasta una temperatura y después dejar enfriar.

      1- Fundir el chocolate a una temperatura de entre 45 a 50 grados en un baño maría con mucha precaución de que no nos entre agua ni pequeñas salpicaduras de ésta que podrían arruinar nuestro trabajo.

      2- Verter 2/3 del chocolate fundido en una superficie fría de mármol o granito seca

      3- Mantener el chocolate en continuo movimiento agitándolo con una espátula o rascador

      4- Seguir moviendo hasta que el chocolate empiece a espesar, su temperatura habrá bajado unos cuatro o cinco grados por debajo de su temperatura de trabajo, aquí se producirá la cristalización. Para comprobar este punto se medirá con el termómetro de cocina o bien veremos que se forman picos cuando dejamos caer el chocolate de una espátula

      5- Verter el chocolate de la superficie de trabajo de nuevo al bol encima del tercio de chocolate fundido que habíamos reservado, mover cuidadosamente para unirlos y homogenizarlos. Medir la temperatura final con el termómetro de cocina hasta llegar a la de uso según el tipo de chocolate que estemos empleando.

      6- El chocolate estar listo para usarse, si se enfría calentarlo de nuevo sin repetir la operación, pues el chocolate ya está templado.

      Responder
      • avatar

        Te agradezco la respuesta…me hubiese gustado probar a hacer los bombones rellenos, pero no tengo los polletes ni de mármol ni de granito…probaré sino a hacer otro dulcecillo que tengas por ahí 🙂
        Gracias!

        Responder

Dejar un Comentario